Málaga

Málaga Endülüs
Bajo la atenta mirada del Castillo de Gibralfaro se extiende una ciudad alegre y bulliciosa plagada de bellos rincones, como la Alameda Principal o el paseo marítimo de La Farola. Su condición de capital de la Costa del Sol la convierte en uno de los destinos turísticos más importantes de España, por su clima, por sus playas y por una inmejorable oferta de campos de golf.

Fenicios, griegos, cartagineses, romanos…las principales civilizaciones mediterráneas encontraron en Málaga hace más de dos milenios un enclave privilegiado para el establecimiento de rutas comerciales, gracias a la estratégica situación de su puerto. La Alcazaba (s. VIII-XI) es, además de uno de los símbolos de la ciudad, una de las mayores fortalezas árabes de Andalucía.

En esta edificación tiene su sede el Museo Arqueológico, que contiene valiosas piezas de las épocas fenicia y romana.Desde el Castillo de Gibralfaro (s. XIV), unido a la Alcazaba por un lienzo de muralla, se obtienen las mejores vistas de la ciudad, que se abre al mar con el puerto y el paseo marítimo de La Farola, una de las principales zonas de ocio de la ciudad.

A los pies de Gibralfaro se extienden el Teatro Romano, la plaza de toros (conocida como La Malagueta) y el casco histórico de la ciudad.En su centro se levanta la Catedral (s. XVI-XVIII), también conocida como “la Manquita” por su inacabada torre derecha. Este templo, de bellísima factura renacentista, conserva un interesante conjunto de capillas que contienen buenos ejemplos de la imaginería andaluza. En el barrio viejo destacan otras iglesias como la de Santiago (s. XV-XVIII), con bella torre mudéjar, la de los Mártires, el Sagrado Corazón y el Santo Cristo de la Salud.

La Málaga histórica ofrece innumerables lugares y rincones típicos. Así, puede admirarse la fachada del Ayuntamiento, de principios del siglo XX, o bien la plaza de la Merced, presidida por el Monumento a Torrijos y donde queda emplazada la casa natal del célebre pintor Pablo Ruiz Picasso.

El recorrido por el casco antiguo ha de pasar por el concurrido Pasaje de Chinitas, la calle Granada, con el Museo de Bellas Artes, o la calle Larios, principal arteria del casco antiguo.La capital malagueña dispone, asimismo, de amplias zonas verdes, como el Parque, la Alameda Principal, los jardines de Puerta Oscura y Pedro Luis Alonso.Fiestas y alrededoresUna buena época para visitar Málaga es durante la Semana Santa.

Esta fiesta, declarada en Málaga de Interés Turístico Internacional, sobresale por sus monumentales pasos y por el fervor popular que despierta en cada barrio. Una de las mejores opciones de alojamiento en la capital malagueña pasa por el Parador de Málaga Gibralfaro, ubicado junto al Castillo.

En sus alrededores, Málaga invita a recorrer una provincia marcada por los fuertes contrastes existentes entre los pueblos del interior y la costa. La Costa del Sol se encuentra jalonada por poblaciones de gran tradición turística, como Benalmádena, Torremolinos, Fuengirola, Ronda, Marbella o Estepona. En este litoral también es posible disfrutar de establecimientos hoteleros como el Parador de Málaga Golf o el de Nerja.
Ronda 'Hayallerdeki Şehir'                                          Málaga Plaj                                        Málaga Calle Larios

RONDA
Esta localidad malagueña divide su casco urbano a ambos lados del Tajo del Ronda, un desfiladero de más de 150 metros de profundidad. Su casco antiguo está declarado Bien de Interés Cultural. Celtas, fenicios, romanos y árabes habitaron estas tierras, que fueron reconquistadas por los Reyes Católicos. El casco antiguo, de reminiscencias árabes y trazado medieval se dispersa al sur del Guadalevín, mientras que la Ronda más moderna, la que surgió a partir del siglo XVI, se despliega al norte de este cauce. Diversos puentes unen estas dos mitades de una de las localidades más interesantes de la ruta de los Pueblos Blancos, en plena Serranía de Ronda, a pocos kilómetros de la Costa del Sol.

La llamada “ciudad de los castillos” se erige en una atalaya natural defendida, en su parte más accesible, por una alcazaba. Aún se conservan sus murallas y las puertas más importantes que daban entrada a la ciudad. La Puerta del Almocábar (s. XIII) era al acceso al casco urbano por su extremo sur, del siglo XVI data la de Carlos I, mientras que la Puerta de la Exijara conducía a la judería.La antigua alcazaba. En este entorno amurallado sobresale la construcción gótica-renacentista de la iglesia del Espíritu Santo, mandada levantar por Fernando el Católico para conmemorar la reconquista de Ronda. Otra importante obra religiosa es Santa María la Mayor, donde se dan cita elementos árabes y cristianos. Sobre un antiguo templo romano, los árabes levantaron la Mezquita Mayor de Ronda en el siglo XIII. De este periodo permanece el arco del mihrab, decorado con estucos, y el minarete, reconvertido en campanario.

En los siglos siguientes, su interior se enriqueció con decoración renacentista y barroca, como se puede admirar en su Capilla Mayor, coro y altares. El estilo mudéjar, con estucos y arcos de herradura, queda patente en el minarete de San Sebastián, utilizado posteriormente para el culto cristiano. Otra herencia musulmana son los baños árabes, a orillas del río. Datan del siglo XIII y se encuentran muy bien conservados.

La arquitectura civil rondeña se nos muestra en casas solariegas y palacetes aristócratas. Los palacios de Mondragón y del Marqués de Salvatierra, y la Casa del Moro son algunos de los bellos ejemplos que se pueden admirar. El primero de los palacios ha sido durante siglos residencia de los reyes musulmanes y cristianos, y hoy en día acoge el Museo Arqueológicode la ciudad.

En el antiguo hogar del Marqués de Salvatierra destaca un balcón de hierro forjado al puro estilo rondeño. Por su parte, la Casa del Rey Moro ostenta decoración gótica-mudéjar y unos jardines colgantes, declarados Jardín Artístico. El Museo del Bandolero, el de la Caza y el Museo Lara son otros alicientes dignos de considerar a este lado del Tajo de Ronda.

El puente Árabe, el Viejo y el NuevoTres puentes atraviesan un barranco de más de 100 metros de profundidad y conducen al otro extremo de la ciudad. El puente árabe fue construido en el siglo XIV y por aquí se entraba al Arrabal Viejo. El llamado puente viejo consta de un único arco de unos 10 metros de diámetro. Pero el más representativo de todos ellos es el Puente Nuevo, una colosal obra de ingeniería que une los barrios del Mercadillo y la Ciudad. Data del siglo XVIII y sus cimientos se asientan en la base del barranco, alcanzando en algunos puntos 98 metros de altura y 70 de longitud.

La plaza de toros de Ronda, una de las más antiguas de España
Es una de las más antiguas y bellas de España. Es de estilo neoclásico y posee una interesante portada de cantería. El graderío está distribuido en dos niveles superpuestos y posee 136 columnas de piedra lisa con 68 arcos. El techo, a dos aguas, está cubierto con tejas árabes. Su aforo es de 6.000 espectadores y posee uno de los ruedos más grandes de España (60 metros de diámetro). Bajo los tendidos se encuentra el Museo Taurino de Ronda, abierto al público en 1984.

Presenta varios ámbitos, destacando los dedicados a las dos grandes dinastías de toreros rondeños: los Romero y los Ordóñez. La plaza fue inaugurada en la feria de mayo de 1785.

• Construcción: Plaza de toros
• Periodo artístico: Neoclásico
• Periodo histórico: Siglo XVIII

marbella-11       marbella3       Marbella1

Marbella es, sin duda, uno de los centros turísticos más importantes de la Costa del Sol, gracias a la gran calidad de las infraestructuras y servicios que ofrece. El Puerto Banús, uno de los principales focos de atracción turística del municipio, alberga una exclusiva zona de ocio dentro de las excelentes instalaciones de su puerto deportivo.

Pero Marbella es también un paraíso para los amantes del golf. Una docena de magníficos campos permiten practicar este deporte con el insólito telón de fondo que ofrecen el mar y la montaña. La parte histórica de la ciudad, asentada en una hermosa bahía, cobija bellos rincones de sabor típicamente andaluz, con casas encaladas y naranjos que engalanan calles y plazas. Un marco ideal para degustar cualquiera de las suculentas recetas de la gastronomía local.

El casco histórico de MarbellaA los pies de Sierra Blanca, frente a una hermosa bahía, se localiza el casco histórico marbellí. Un bello trazado que exhibe su tipismo andaluz a través de sus pulcras fachadas encaladas adornadas con rejas y geranios o en los naranjos que surgen en cada rincón.

El corazón de la villa se sitúa en la plaza de Los Naranjos, de época renacentista, flanqueada por nobles edificios como el ayuntamiento (s. XVI) y la antigua Casa del Corregidor (s. XVII).En la plazuela de la Iglesia se encuentra la Iglesia Mayor de la Encarnación, construida en el siglo XVI. En este mismo entorno se levanta una de las torres que formaban parte de la antigua fortaleza árabe de la ciudad, del siglo IX.Testigos del origen romano de la ciudad son los abundantes yacimientos arqueológicosencontrados en la zona, entre los que sobresalen la basílica paleocristiana de Vega del Mar, las termas de Guadalmina o la villa romana de Río Verde.La gran oferta cultural de Marbella se completa con el Museo del Grabado Español Contemporáneo, considerado el más importante de España en su género. Ubicado en el Hospital Bazán (s. XVI), acoge una interesante colección de grabados de los siglos XIX y XX, con obras de grandes maestros de la talla de Picasso, Miró o Dalí.

Marbella2